Sucesión rectoral


Como ya sabemos que a Diario de Colima hay que leerlo y luego entender lo contrario, con respecto al tema de la sucesión rectoral uno ya sabe cuál es su deseo más recio: que el ex gobernador Moreno Peña sea el que dirija la batuta y él (el Diario de Colima) el que cante la canción del rectorable que le asegure las prebendas que bien hace el Gobierno del Estado en negarle.
¿Que cómo es que se sabe esto? Porque Diario de Colima ha criticado a Ecos de la Costa de “intervencionismo” por parte del ex rector Humberto Silva en la sucesión rectoral, por apoyar a uno de sus visibles candidatos: el dirigente sindical Leonardo Gutiérrez. Además, Diario de Colima se mostró reacio a que participe en la contienda el gobernador Anguiano, a quien criticaron por haber dicho que Leonardo Gutiérrez tiene “legítimas aspiraciones” para la rectoría, que es como si me critican a mí por decir que todos los poetas colimenses tienen legítimas aspiraciones de alcanzar el Premio Nobel.
Sin embargo, en esa cortadera de patas sucede que por ningún lado refieren el nombre del ex gobernador Moreno Peña, que sólo un lunático creería que todos esos flagelos publicados últimamente no tienen carices intervencionistas y muestran el ansia enorme de que quede alguno de sus “incondicionales”.
Lo que quiere Diario de Colima es, para sintetizar, que nadie más se meta en la sucesión rectoral ni nadie más opine sobre las cuentas del Fosap, sino Moreno Peña, olvidándose que, como lo ha dicho el rector mismo, la Universidad de Colima es una institución pública y, por tanto, de los colimenses, y es a los colimenses a quien se debe y para quien debe trabajar. Si el país está desangrándose es precisamente por ex gobernadores como Moreno Peña, enriquecidos desvergonzadamente, y por líneas periodísticas como las de Diario de Colima, indudablemente insaciables de prebendas.
Yo me pregunto: ¿y así todavía Carlos Maldonado se atreve a abogar por ellos con el argumento de que nos están escribiendo “la historia de nuestra sociedad”? ¡Vaya! Lo voy a volver a repetir: la fortaleza del gobernador Mario Anguiano está en la sociedad que lo eligió pese a todo el lodo arrojado por tal rotativo, así que toda posible alianza con el director de Diario de Colima lo hará perder lo mucho por lo poco, y esos muchos nos sentiremos defraudados.
De otra forma, entonces: ¿por qué le interesa tanto a Diario de Colima que le paguen a la Universidad los 35 millones que supuestamente se le adeudan? Yo me pregunto: ¿tendrá el dueño de Diario de Colima otra casa en venta en Suchitlán? Por lo demás, si bien nadie duda de que la autonomía universitaria debe permanecer blindada, la Ley Orgánica involucra al Ejecutivo estatal dentro del proceso, así que, a menos que esto se reforme (seguimos a la espera de la anunciada reforma a la Ley Orgánica, por cierto), nadie –ni los ex rectores, ni los opinadores, entre los cuales me incluyo- tenemos tanto derecho como el gobernador para, al menos, expresar lo que piensa de tal o cual aspirante, ¿o no es él, según la legislación universitaria, quien recibe la lista de los candidatos? Ya volveré para hablar específicamente de los rectorables reales y de los fantasmas, una vez que se imprima bien su currículum vítae, que es, no lo olvidemos, el único “padrino” que debe respaldarlos.

Ecos de la Costa / AFmedios / También puedes escuchar este Paracaídas en La Mejor FM, 92.5 de tu radio, los martes a las 8:30am.

Escribe un comentario en este artículo

4 comentarios en “Sucesión rectoral”

Muy interesante lo de la Ley Organica, y tambien interesante que el Sr. Moreno este ampliamente interesado… slds

Urge una nueva Ley Orgánica para hacer transparente lo que debería serlo por ser la institución que es.

En la U de C se habla mucho de certificaciones, y cambios de modelos pedagogicos y demas procesos, pero de la trasparencia del dinero. NUNCA!!!

De acuerdo, cada quien diga lo que tenga y quiera decir, y yo digo que la Universidad de Colima es como un barco, donde el capitán es la máxima autoridad, decide y ordena; si lo desea, navega hacia el norte, el sur, etcétera; de igual forma, por ser el primero al mando, debe cuidar la embarcación, procurarle cuidado y atención, y ello implica no sólo el navío, también a sus marineros, desde el segundo de a bordo, hasta los grumetes, sin embargo no se ve muy claro qué rumbo se sigue, y no hay que olvidar que en la propia tripulación hay grupos ‘políticos’, una amotinamiento puede ser ineludible, y lo peor es que el liderazgo no se ha manifestado realmente, si no, sólo hay que hacer un sondeo, con los PTC, a los que les fue peor que en feria con lo del ESDEPED, o con los mismos estudiantes, que cada semestre pagan hasta dos boletos del Sorteo Robo, perdón, Loro, para acreditar las deportivas/culturales, y el servicio social universitario; los que sí parecen estar más que contentos son los que le dan mantenimiento a la estructura: intendentes ( y una que otra secretaria), por los uno y otros más puentes que el ingeniero, perdón el M. en C., señor Capitán, ha autorizado erigir en lo que va (no sólo de su período rectoral) sino de este semestre, el que está por terminar aún cuando los programas de las materias deban concluirse (si se puede) a marchas forzadas.El futuro se pinta incierto, no se ven pies ni cabeza y se está colando alguno que otro polizón.

Comentarios