Televisa y las marchas AntiPeñaNieto

Desde hace mucho tiempo supimos que la función de las televisoras, principalmente el monopolio Televisa, estaba ejerciendo en la sociedad un poder (lamentablemente) hipnotizador.

 

También descubrimos que esta labor desalfabetizadora la hacía en conciliábulo con el poder de Estado, en aquel tiempo el PRI, que sabía de su impacto en las masas y que, por tanto, le hacía el caldo gordo a sus intereses de dominio político.

 

Por fortuna, las sorprendentes protestas de estudiantes de diversas universidades del país que marcharon el día de ayer con el fin de evitar la vuelta del PRI a la presidencia y, al mismo tiempo, exigir una mejor y más equitativa forma de informar por parte de Televisa, parecen haber roto con el hechizo de hace décadas.

 

Aun con los matices que cada grupo pueda darle al movimiento (conocido como MarchaYoSoy132), es un buen síntoma no sólo que los estudiantes hayan despertado ante el  evidente siniestro conciliábulo que existe entre Televisa y Peña Nieto sino, sobre todo, que hayan tenido la capacidad de organizarse -lo que no es muy común en México- para tomar las calles y gritar consignas en contra de Televisa, Peña Nieto (quien representa todo el legado dinosáurico del PRI) y, de paso, de Elba Esther Gordillo, la líder sindical que ha coadyuvado al rezago que existe en nuestro país en materia educativa, hoy tema crucial para salvar a México de la barbarie.

 

Por eso, nada más, es necesario que toda la sociedad formada e informada no demerite la marcha de los estudiantes y, por el contrario, la apoye.

 

Si ellos (los jóvenes) ya despertaron, por qué entonces no ayudar a que despierten los millones de mexicanos que, con información tendenciosa y telenovelera, Televisa subyuga.

 

Este articulo fue publicado en el periodico El Financiero: clic.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios