Transparencia lochiana

En las páginas 21-22 de la revista Proceso del 14 de marzo de este año, David Lizárraga titula su artículo-reportaje “Calderón compra y compra, pero no declara”, en donde nos da cuenta del enriquecimiento ilícitio (por ilógico y desorbitado) del presidente Calderón mediante créditos a plazos que, dice el articulista, el presidente “paga de inmediato”. Cuando yo leí esto, dije: éste es un caso que nuestro flamante diputado federal colimote Locho Morán deberá resolver. Él y sólo él, adalid de la transparencia, puede aclararnos qué está pasando con esa fortuna inmobiliaria de nuestro presidente que crece y crece. Seguramente el diputado federal Locho Morán (ya lo veo, ay, ya lo veo con su capa azul con la insignia L8 y su antifaz de Batilocho) esperará al presidente Calderón cuando salga de su casa pa’ ponerle una grita y decirle: “a ver, méndigo chaparro, a mí me vas a decir y al pueblo mexicano también cómo es que con tu sueldillo de 146 mil 830 pesos mensuales saldas créditos bancarios de más de dos millones y medio de pesos en un año, cuando los contratas –según informa Proceso- para 20 años. A ver, móndrigo, explícame”, seguramente el diputado federal Locho Morán le dirá. Uta que si no. De hecho, yo aquí voy a esperar ver esa escena, como vi a través de Radio Levy la que tuvo con el gobernador Anguiano Moreno. Vamos todos a animar al diputado federal Locho Morán para que le pida cuentas al presidente Calderón. Digamos al unísono: “oé oé oé oé, diputado Batilocho, oé oé”. Ya verán que, de paso, hasta se va a joder a Virgilio Mendoza por todos los dineros que se gastó en las fiestototas que hacía el condenadote cuando fue presidente municipal de Manzanillo. Me canso pa’ si no le grita el diputado Locho Morán al presidente Calderón (y de paso a Virgilio Mendoza), que regrese los dineros que se está llevando. Pos qué carajos.


Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios