Universitarios huelguistas: ni razón jurídica ni aliada justicia

¿Qué justicia puede arropar a un líder que pretende perpetuarse en el poder por más de nueve años, como es el caso del líder depuesto Leonardo Gutiérrez? ¿Será esta injusticia menor a la supuesta injusticia (la del FOSAP) que han tomado como pretexto los universitarios en falsa huelga de hambre para recuperar el poder? Ahora que sabemos que el motivo esencial, por más distractor que sea el FOSAP, es recuperar el poder del SUTUC (con la reinstalación del líder depuesto), ya las razones no son ni siquiera jurídicas (aunque las están perdiendo todas) sino de justicia y tienen que ver con un planteamiento democrático: ¿No son nueve años más que suficientes para un cargo de esa naturaleza? ¿No huele a descompuesta una democracia cuando su líder o gobernante pretende perpetuarse en ella por siempre? ¿No fue esto lo que acabó con Fidel Castro y el sueño de la Revolución Cubana? ¿No acabó esto mismo con Pinochet? ¿No lo hizo de igual modo con Leónidas Trujillo, que hasta a su ciudad le puso su nombre? ¿No sepultó esto a Hugo Chávez? Todos (como López Obrador, que tiene a la izquierda mexicana rota) decían que lo hacían por el bien del pueblo, como Gutiérrez Chávez lo dice con respecto a los jubilados. Pero no era cierto y, en el caso del líder depuesto del SUTUC, tampoco. Es, también, una simulación. La vida es cambio, movimiento, así es como se regenera el agua y el aire, así es como perviven las flores, de una estación a otra, lo contrario es ir en contra de la naturaleza. Entonces: ¿No les parecen nueve años de poder supremo suficientes al líder depuesto y a sus seguidores? ¿Creen que las cartas que reciben de apoyo les enmascararán esos fines aviesos? No. Pueden recibir apoyo hasta del Comité de Objetos Voladores No Identificados (mejor conocidos como Ovnis), pero las injusticias que perpetran y buscan siguen intactas. Hablan de Morena como de un partido distinto, renovador, única vía posible del bienestar social mexicano. Hablan de la corrupción como de una presencia lejana. Pero vino López Obrador, eligió dictatorialmente al candidato a gobernador de Colima, y todos arrojaron al aire sus alabanzas y laureles. ¿De verdad así son de críticos? ¿Son críticos, entonces, del cancel de su casa hacia afuera nada más? Se han cansado de insultar a cuanta persona disiente de sus posiciones, pero: ¿No será que ellos son los que están ciegos? ¿Se lo han preguntado alguna vez? Como ya vimos que no les asiste ni la razón jurídica ni, mucho menos, la justicia, yo convoco a la sociedad colimense y a toda la comunidad universitaria, así como a las autoridades universitarias y al Gobierno del estado, que bien han hecho en respaldar al renovado comité del SUTUC, a que alcen un muro contra todos aquellos que, por meros fines políticos y claras ambiciones personales, y a través de engaños, intentan destruir un patrimonio que es de todos los colimenses, no nada más de diez.  Como buscan al SUTUC como financiamiento para sus candidaturas dentro de Morena, entonces que lo busquen en un banco, no, como hacían, en nuestra máxima casa de estudios.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios