Yo también fui un niño Campoverde

Lo peor que le puede pasar a un niño colimense clasemediero (en nuestros tamemes o mulatillos ni pensarlo) es entrar al Campoverde. Erigido colegio mexicano modelo a nivel Asia-Pacífico (aquí debe ir inscrita la rimbombante palabra primer mundo), el Campoverde es el paradigma de todo el basural que significa nuestra sociedad de clases, nuestra sociedad de élites y guetos. Eso es lo que fomenta y ha fomentado siempre el Campoverde: nosotros somos mejores porque no nos parecemos a México sino a aquellos países de hombres blancos y barbados, civilizados y ecologistas, que te van a decir, usando el arte del birlibirloque, cómo pasar de mono a ser humano. Y cómo ser alguien en la vida. El Campoverde fomenta un deseo imposible, una realidad inexistente. El Campoverde es marketing, una pura imagen, una burbuja que crea niños sin identidad que, cuando salen a la realidad, se extravían en la siguiente esquina (y conste que también fui chico Tec). Se erigen librepensadores cuando en el fondo son más reaccionarios que los colegios salesianos. Nada hay de eso y las consecuencias son más graves de lo que se cree: la estilista que trabaja todo el día para que su hija Juana (ahora Johanna) esté en el Campoverde, el asalariado que sufre ya delirios de persecución porque no halla cómo hacer que su hijo siempre use los Nike que usa su compañerito Fred o Keiti (siempre nombres que tienen que decirse torciendo la boca), el burócrata de segunda que incluso ha tenido que sacar a plazos una camioneta X-Trial para que cuando vaya a recoger a su hija sus compañeritos no se burlen porque su daddy tiene una carcacha. Etcétera. Como todo bueno negocio o business (para decirlo a lo Campoverde), el director del Campoverde ha sabido responder muy bien a los criterios que piden en el Premio Internacional de Calidad Asia-Pacífico (liderazgo, planeación estratégica, enfoque al cliente y al mercado, administración del conocimiento, mediación y análisis, enfoque en recursos humanos, administración del proceso y resultado de negocios). Bien: si estos son los criterios para evaluar el sistema educativo del Campoverde, entonces aquí todo es una gran payasada y ahora el manager de la company debería explicarnos cuáles son los criterios para evaluar sus enfoques culturales, sociológicos, ideológicos, etcétera, que realmente son los componentes esenciales del conocimiento y el crecimiento humano. Por lo pronto, y mientras el manager de la company nos ofrece su cátedra, yo recomiendo a todas esas buenas familias colimenses clasemedieras que no se dejen engatusar. Y a esas familias ricas no me queda más que decirles que si no hallan otra cosa mejor en qué gastarse su dinero, vayan y gástenselo en el colegio Campoverde, en donde yo pasé uno de los mejores momentos de mi vida.

Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

9 comentarios en “Yo también fui un niño Campoverde”

Hola Rogelio!, yo soy de Armeria, estudie en la revolucion y despues la secundaria Antonio Barbosa. La verdad eso que comentas llegò hasta la medula de mis huesos, no se porque somos tan tontos que creyendo que les damos todos a nuestros hijos al enviarlos a colegios privados, seran mejores que sus padres, pero por otra lado tambien las escuelas publicas estan llenas de profesores mediocres de medio tiempo, la educacion es minima, eante esa encrucijada que hacer como padre?. Un saludo

Creo que te contradices en lo que escribes, si pasaste uno de los mejores momentos de tu vida, porque opinas eso del colegio, mas bien creo que el daño te lo hiciste tu solo o quizás tus papas no supieron encausarte, que pena, mejor vele el lado bueno a la vida. Suerte!!!

Buen día Rogelio.

Hoy en día, los padres de familia tenemos que pagar por lo que se supone que la educación pública y gratuita debería ofrecer…

Te dejo un par de preguntas:
Y a tus propios hijos, ¿en cual escuela los inscribirías? ¿No buscarías la mejor opción?

En serio no creo que tengas la intención de matricularlos en una escuela pública (con todo el respeto que me merecen).

¡Saludos!

Rogelio: no tengo la oportunidad te conocerte, considero que tu versión de los hechos es de tus tiempos de estudiante o de tus experiencias pasadas, como todo debe actualizarse.
En lo particular, considero la mejor y mas solida institución académica actualmente en la región (al menos en Manzanillo).
Se trabaja con sentido de pertenencia, pero también con sentido de superación personal, si bien es costoso, es el mejor legado que podemos dejar a nuestros hijos (una excelente educación), de que me sirve llevar a mi hijo a una escuela madiocre para tener resultados mediocres, por ahorrarme unos pesos o porque yo estudie en escuela pública.
Los alumnos egresados de Campoverde son verdaderos ciudadanos que arreglan sus diferencias con dialogo en vez de golpes como en otros lugares y son personas comprometidas con su país, pero sobretodo con ellos mismos, con ideales de primer mundo, haciendo lo que se pueda con los recursos que cuentan y si bien puedan tener o no recursos económicos, no es lo que los guía, el falso estatus, sino las relaciones humanas reales y de compañerismo que lo largo de 9 años que tuve la oportunidad de ser parte de la institución, pude apreciar los cambios operados en la conducta responsable de mi hijo.
Las escuelas de gobierno son excelentes instituciones, pero no siempre existen los medios para impulsar a los estudiantes a tener una mejor visión de la vida, aves del mismo plumaje vuelan juntas o dios los hace y ellos se juntan.
Para terminar, que infortunio que hayas gastado tu dinero en Campoverde, esa es la razón de que escribas esta nota, de esta manera, en mi caso y creo que en el 99.99% de los padres que recién tuvimos la oportunidad de INVERTIR EN CAMPOVERDE EN LA EDUCACION DE NUESTROS HIJOS, me siento mas que satisfecho, del manager (como dices) de Manzanillo, de una excelente calidad humana y de superación personal que supo transmitir a esta recién egresada generación (y a todas las qu actualmente están), una serie de valores que los marcarán para toda su vida como personas de los mas altos estandares para dirigir empresas e instituciones que estoy seguro harán de nuestro país un mejor país y no solo hablaran, sino que los hechos gritarán que las bases obtenidas en esa institución son mas que solidas.
Y al margen de comentarios (aunque respetables), carentes de una certeza general, sino solo muy personal, les deseo mucho éxito en todos sus proyectos y tratando de hacer de nuestro querido México un país cada vez mejor.

Victor: Me llama la atencion tu comentario y tengo una pregunta ¿como tienes la certeza que un 99.9% de los padres esta satisfecho? ¿como tuviste acceso a ellos?.
En puerto Vallarta esta prohibido SI prohibido a los padres el ingreso (solo hasta la puerta), si necesitas hablar con un maestro o un administrativo tiene que ser por la tarde, ellos dicen que es ” por seguridad del alumnado”. La realidad es que la escuela evita que veas, comentes y te des cuenta que no existe NADA extra de cualquier otra escuela bilingÜe.. imagen y burbujas de ilusion… eso es todo.
La Escuela es una empresa y se maneja como tal, donde tu hijo es un producto y esta hecho en serie; olvidan su verdadera funcion de pedagogos y formadores, aunque haciendo honor a la verdad lo mismo sucede con otros ” afamados” colegios como el tepeyac. Pobres padres, ¡colegios caros y pobre educacion!

Jeremias te dejo un tip; la mejor escuela es una personalizada que ayuda a tus hijos a desarrollar sus habilidades naturales y no la que te promete que “formara los lideres del futuro”, ¿20 lideres por salon multiplicado por 15 grados escolares?, esos son lideres???

Yo tuve la oportunidad de pertenecer a los dos sistemas: público y privado. Conozco los dos mundos y los dos sentimientos: Aquel que te hace sentir inferior por no tener todo el dinero que tienen tus compañeros y aquel donde el dinero no te define. No sólo fui alumna, también maestra en ambos mundos y puedo asegurar que muchos padres que abogan están dándoles una buena educación a sus hijos, en realidad los tienen ahí porque les cuidan a sus hijos todo el día con tanta actividad. Muchos son padres poco comprometidos, que todo solucionan con dinero. Que exigen a los maestros “porque para eso les pagan” que aguanten a sus hijos a pesar de ser groseros, déspotas y sin el mínimo respeto por las personas. Son padres que poco o nada difunden la tolerancia y la humanidad.

Además tengo conocidas que estudiaron en el CAMPOVERDE y que a diferencia de lo que dice VÍCTOR no son buenas ciudadanas, ni son ejemplares mujeres. Son personas que han dañado mucho a otras personas, que abusan del poder que les da su dinero, que jamás las he visto resolver las cosas con diálogos, sino con DINERO. Son mujeres, que en aras de su dinero han humillado, maltratado y desprestigiado a gente honesta y trabajadora. Cuando dices buenos CIUDADANOS estamos hablando VICTOR de los que sacan su dinero del lavado, de la ilegalidad, del abuso del poder????

Y cuando hablas de las bondades de la educación privada supongo que estás consiente de que en esos colegio también hay niños abusados sexualmente, niños con anorexia, con problemas de drogas, con desintegración familiar, niños que son víctimas de bullying. Los mismos problemas atacan en todas las clases sociales.

La educación comienza en casa…….

Mis hijos son Campoverde, si estoy conforme con el nivel de estudios, no estoy conforme que mi pueblo solo tenga tan pocas opciones de escuelas. Bueno, pues yo estuve en escuelas de menos infraestructura pero de más calidad sin tener que irse a los premios o reconocimientos y me refiero a calidad en lo humano no en lo material, algo que no soporto es las clases de Chino “comercial”, en cuanto el inglés pues nada tienen que presumir, ser Mexicano y no tener bases de inglés pues….cualquier mesero o bell boy lo tiene ya no se diga un estudiante de escuela privada, del Alemán y el Dr Yo diría que o uno o el otro, ¿para que hacerle tanto al políglota si no los dan más que a un “equis por ciento”? ya sabrán los papás si pagan un extra por fuera para que de verdad aprendan uno (en 3 años de prepa)
Conclusión: si tengo que reconocer que cuentan con bonita escuela y buen nivel pero eso de machacar con inculcarles a los estudiantes que “we are so American way of life” y “life is business” ¡poooor favooor!
¡Ah! Se me olvidaba, están los estudiantes de campo verde y “el grupo selecto” de estudiantes del campo verde. Y cuidado ahí, democracia para que te quiero.

Comentarios