Epigrama I

el poema social roto con su muñoncito de mano que le dejaron
los contrarrevolucionarios o imperialistas de bombas homicidas
ya no puede pelear/ aquí habría que suscribirlo: 1 de abril de 1974,

y habría que abrir un expediente criminal, de una buena
vez /e inmediatamente empezar a caminar las calles que dejaste,
recordártelas con el muñoncito sin fuerza sin espada el muñoncito
con el recuerdo de tu mano asida a la mano que fue:
la que escribió en la postal enviada desde Japón,
la que acarició tu espalda en la noche sin luna,
la que te dijo adiós irreconciliablemente,

porque ya no hay temas para el poema social roto con su muñoncito de
mano que le dejaron los contrarrevolucionarios o imperialistas de
bombas homicidas si ya no estás/ no hay poesía si ya no estás.

Escribe un comentario en este libro

Comentarios