Las partes de mi cuerpo

Mi cuerpo no está completo si no anda el tuyo por ahí cerca. No está completa mi mano si la tuya no la hace escribir tu nombre o la lleva, de la mano, al jardín, o la acaricia en un callejón de sombras. Tampoco están completos mis ojos si los tuyos, tan míos, no están mirándose en ellos. Mis pulmones, mi corazón, mis labios no están completos si no respiran, si no laten o besan los tuyos, al menos, aquí en el cuarto contiguo. Lo mismo le pasa a mis pasos que pasan: si no van contigo, a ningún lado van. Si no vienen de ti, de ningún lado vienen. Si el tuyo no anda por ahí cerca, mi cuerpo no está completo: te digo.

Ecos de la costa

Escribe un comentario en este libro

Comentarios